BUCHÓN MARTEÑO

BUCHÓN MARTEÑO


Publicado el 14/11/2019 a las 16:01


GENERALIDADES

 

El marteño es un palomo muy conocido en Andalucía, sobre todo, en la provincia de Jaén, donde tiene su origen en Martos. Su antigüedad puede ser de un siglo. Esta raza de palomos, como la mayoría de las razas que predominan en la colombicultura, sin ser primitiva, los más viejos del lugar, consultados, la han conocido con las mismas características, y dicen, que fue el resultado de diferentes cruces entre varias razas, entre las que podemos destacar el Garguero, el Colillano, el Rafeño, el Murciano y alguna más, sin atreverse nadie a asegurar, cual de ellas aportó más, aunque parece ser que podría haber sido el Murciano; pero lo que sí sabemos es que el resultado fue un palomo con unas cualidades y belleza algo excepcionales, tanto en vuelo, como parado.

 

ASPECTO GENERAL

 

Son palomos de tamaño mediano, con una longitud que oscila entre los 26 y los 30 cms y un peso de unos 350 a 550 gramos. Su pico es corto y engatillado, cabeza redondeada y carúnculas nasales triangulares. Son ejemplares de carácter arrogante, aspecto orgulloso y desafiante, buena altura, aunque algo más pequeños que el jiennense. Se dice que es un palomo recortado, lo que le hace ser muy ágil de movimientos, salto y vuelo. Por su parte delantera, el cuello es alto y la cabeza erguida, con el buche redondeado y algo descolgado. Son muy vivaces y con mucho coraje y trapío y, a su vez, muy melosos con las hembras, pichones o perdidos.

 

CABEZA

 

La cabeza debe ser redondeada por la parte superior, pudiendo aparecer en ciertos casos algo acarnerada o alargada, pero nunca azuritada o carifina, y de tamaño proporcional al palomo.

 

OJO

 

El iris del ojo debe ser rojo y brillante, sobre todo en los colores oscuros, admitiéndose en los de pluma clara, tonos anaranjados.

 

RIBETE

 

El cerco del ojo o ribete, debe ser fino y acompañado al color de la pluma, pudiendo tener, los adultos y sobre todo los machos, su semi-cerco del mismo color y grosor en su parte delantera.

 

PICO

 

El pico es corto y algo curvado en su parte anterior

 

ROSETAS O CARÚNCULAS

 

Las rosetas en forma de dos triángulos, no muy grandes, pudiendo ser en los machos adultos del tamaño de un grano de maíz, en las hembras las rosetas más pequeñas. En la parte inferior del pico pueden tener una o tres verrugas, los adultos.

 

BUCHE Y PECHO

 

         Deberá de ser verde o cobrizo en los azules, marrón o canela en los rosados y bayos. Los demás en su propio color o el más cercano al color predominante. Su forma es redondeada, sin llegar a arrastrarlo en posición de arrullo y algo descolgado. Nunca inflado o subido hacia arriba, pudiendo tener una tirilla central que lo parte en dos mitades. Cuando vuelan lo deben de llevar de la misma forma y posición. El pecho deberá de ser ancho, y la medida será, aproximadamente, las dos terceras partes de su longitud.

 

PLUMA, FORMA Y COLOR

 

         Las plumas deben de ser brillantes y sedosas; pegadas al cuerpo y de colores armoniosos, admitiéndose cualquier tonalidad. Incluso tonos mezclados, siempre que guarden una proporcionalidad en ambos lados o de frente. En muchos ejemplares, es característico los baberos.

 

         En la cola y alas, las plumas son anchas y vigorosas, pudiendo tener en la cola doce, trece, catorce y hasta quince, sin que ello constituya ningún defecto ni virtud. En posición de arrullo, las plumas de la cola han de quedar aproximadamente igual de largas que las de los extremos de las alas, no dejando caer o arrastrar las alas cuando arrulla.

 

PATAS

 

         En general, de color rojo, siendo en algunos casos moradas; fuertes de tamaño, más bien altas, lo que les da un aspecto de esbeltez y gallardía, no debiendo tener plumas en ellas (calzados)

 

COLA Y ALBARDILLA

 

La cola es una de las principales características que define al buchón marteño. Debe de ser vuelta hacia arriba formando media circunferencia, que en los mejores ejemplares parece una circunferencia casi perfecta.

 

La albardilla deberá de ser amplia y tendrá un tamaño óptimo entre los 6 y los 9 cms.

 

 

CONJUNTO EN VUELO

 

         Su vuelo es lento y reposado, lo que le da un aspecto majestuoso, sobre todo cuando vuelan acompañados. El cuello lo llevan estirado y levantado, el buche redondeado y ligeramente descolgado. El movimiento de las alas de arriba hacia abajo, sobre todo cuando saltan o inician el vuelo, para después, llevar un movimiento acompasado y tratando de parase en el aire al encuentro con otros palomos. La cola vuelta hacia arriba formando una semicircunferencia, que en los mejores ejemplares parece una circunferencia casi perfecta. Esto le hace diferente a cualquier raza. Conviene para valorar estos ejemplares, verlos volar o como mínimo saltar, aunque cogiéndolos con la mano y provocando una ligera presión en la albardilla, se puede apreciar o imaginar, cómo van a llevar la cola cuando vuelen. Los vuelos son largos y, buscan posibles capturas de otros palomos, no se entregan con facilidad en otros palomares.

 

TRABAJO EN EL AIRE Y EN EL PALOMAR

 

         El buchón marteño es un palomo muy ligero, por este motivo tiene gran facilidad para volar y para demostrar sus cualidades de trabajo y trasteo. Siempre que una pieza pase por su territorio, iniciará el vuelo para atraerla a su palomar. Si se encuentra con ella en el aire, lo más probable es que se coloque (sacando morrillo, descolgando el buche y punteando la cabeza), pero siempre deberá mostrar afán de persecución y conquista, así como cualquier otra cualidad que nos haga pensar en su pequeña inteligencia y siempre deberá demostrar su instinto de conservación para no ser atrapado.

 

         Un aspecto muy importante del carácter del marteño es su trabajo en el palomar. Se valorará positivamente cuando de regreso al palomar –llevando pieza- pase a su jaulero, comience a llamarla y siempre esté pendiente de ella. Los saques de trabajo serán siempre con la finalidad de atraer a la pieza y nunca alejarla. Si se encuentra en el tejado con ella, nunca deberá corretear a la misma, le dará uno o dos arrullos e intentará mediante trasteos llevarla a su cajón o bien jaulero.

 

PLANILLA DE ENJUICIAMIENTO

 

A efectos de valorar el estándar del marteño en competición con otros ejemplares (concursos provinciales, nacionales, etc.), será imposible evaluar los parámetros de conjunto en vuelo, trabajo en el aire y en el palomar. Por lo tanto, no se podría valorar la cola cuando el palomo o la paloma se encuentre volando, cualidad fundamental del buchón marteño. Por este motivo, en la planilla del estándar del buchón marteño, se incluyen los apartados de Cola y Albardilla, a valorar por el juez en la sala. Para ello, el juez, deberá coger el palomo en la mano y presionando la albardilla, dará un ligero volteo al palomo, así podrá apreciar, en cierta manera, cómo va a llevar la cola cuando vuele.

 

El apartado de Cola no indica qué palomo es el que volando vuelve más la cola hacia arriba, sino que nos dará una idea del grado de vuelto de cola que es en la mano. Este último aspecto es interesante, por que nos puede servir para imaginarnos cómo podría llevar la cola cuando se encuentre en vuelo y, por supuesto, como otro dato importante de la fijación de la raza marteña.

 

PLANILLA

 

Aspecto general_________________ 25 puntos

Cabeza_________________________ 10 puntos

Ojo y Ribete_____________________ 10 puntos

Pico______________________________ 5 puntos

Rosetas___________________________ 5 puntos

Buche y pecho___________________ 10 puntos

Alas, pluma y color_______________ 10 puntos

Patas_____________________________ 5 puntos

Cola____________________________ 15 puntos

Albardilla_________________________ 5 puntos

                                                      _____________________

                 TOTAL_________________ 100 puntos

 


Buscar
Categorías