Palomos de raza

 

Se caracteriza, temperamentalmente por su alegría, tanto en vuelo como en tierra, por su arrogancia hacia la hembra, pero no por su agresividad hacia ella. Por su altanería en la competencia ante otros ejemplares machos, pero no por su belicosidad hacia ellos. Morfológicamente por su tamaño y estructura, no es un ejemplar de lucha cuerpo a cuerpo, por el contrario sus armas son más subliminales, y su arte en el cortejo, lo define en su galantería para con la hembra, y su competencia en vuelo, dada por su gran resistencia, lo hace imbatible en el aire, poniendo ahí su gran baza de astucia para la conquista.

 

Provenientes de la provincia de Alicante, desde donde fueron traídos por marineros alicantinos, aproximadamente sobre el año 1.940, cuando vinieron a vivir a estas tierras. Con el paso del tiempo sus características morfológicas se han ido transformando al cruzarse con el Palomo Valenciano, que al igual que el alicantino fue traído en circunstancias similares, habiendo conseguido este palomo unas características singulares.

Páginas

Suscribirse a Palomos de raza