Palomos de raza

 

El antiguo Buchón Marchenero era un animal de las mismas características morfológicas que el actual pero mucho menos agudizado y por cultivo genético, por acumulación selectiva de los propios factores determinantes de su estirpe, a través del tiempo, ha venido mutándose hasta conseguir las características que actualmente posee. Tuvo su origen de aparición sobre los siglos XV o XVI en Sevilla.

 

Tiene su origen genético en el resultado de cruzar el Laudino Valenciano con un determinado Rafeño altamente influenciado por el Gorguero y algo de Marchenero antiguo (ambos buchones). De aquella inicial hibridación, sobre los años 1.939/40, se modificaron ciertos caracteres estéticos y eliminados otros de condición o comportamiento, consiguiendo así un prototipo distinto del resultado que, en principio, aportaron las razas que lo integran. Ya, con la debida fijación selectiva, nace en Sevilla el Buchón "LAUDINO SEVILLANO".

 

El palomo buchón Jiennense reúne los condicionantes de muchas de las razas que hoy en día imperan por distintos lugares donde se cultivan y prodigan éstas razas de palomos buchones. La primordial o más exacta es, que no es una raza primitiva, sino la consecuencia de diferentes cruces de distintas razas, hasta la consecución de un palomo definido en sus características, que tras las consultas con aficionados antiguos nos han hecho llegar a las conclusiones que después desarrollaremos en sus distintos aspectos. Sí queremos resaltar que, buscando los antecedentes generacionales, han aflorado según los consultados, razas muy diversas, tales como buchón valenciano, orguero, gorguero, rafeño, murciano, por lo que son tan poco definitorias tal cantidad de razas, que obviamos el poder definir cuál o cuales de ellas tienen preponderancia en los palomos actuales.

 

El buchón granadino es un palomo procedente de las antiguas razas de buchones y laudinos, cultivadas en las regiones levantina y andaluza, con una s características orientadas al gusto del aficionado de esta provincia. Es un animal de unas proporciones y formas singulares, tanto parado como en vuelo, que lo diferencian de las demás variedades de buchones que se crían en nuestro país.

 

Palomo de tamaño medio, de 350 a 450 grs. de peso., de amplio buche, redondeado en forma de media esfera. En reposo y visto de frente, presenta una hendidura o separación central y vertical, que lo divide en dos cascos. El Buche debe cubrir los codillos y dejar despejada la cabeza.

Su cabeza es alargada y almendrada, formando una elipse (línea curva) desde el pico hasta la espalda (conjunto del pico, cabeza y plumas posteriores del cuello). Es muy armonioso en sus líneas, y exuberante en cuanto a su aspecto general y diversidad de colores en su plumaje.

 

Es un palomo de tamaño medio entre 23/26 cm. de largo y de ancho una tercer parte del largo, es decir unos 8 ó 10 cm. aproximadamente y con un peso de entre 300 y 400 gramos.

Tanto posado como en su comportamiento con la hembra es erguido y elegante con la espalda lisa, las alas abrochadas llegando al final de la cola sin cruzarse y siempre por encima de estas.

Es un animal temperamental, meloso, conquistador y muy volador. El arrullo es alto y elegante.

 

 

Se caracteriza, temperamentalmente por su alegría, tanto en vuelo como en tierra, por su arrogancia hacia la hembra, pero no por su agresividad hacia ella. Por su altanería en la competencia ante otros ejemplares machos, pero no por su belicosidad hacia ellos. Morfológicamente por su tamaño y estructura, no es un ejemplar de lucha cuerpo a cuerpo, por el contrario sus armas son más subliminales, y su arte en el cortejo, lo define en su galantería para con la hembra, y su competencia en vuelo, dada por su gran resistencia, lo hace imbatible en el aire, poniendo ahí su gran baza de astucia para la conquista.

 

El marteño es un palomo muy conocido en Andalucía, sobre todo, en la provincia de Jaén, donde tiene su origen en Martos. Su antigüedad puede ser de un siglo. Esta raza de palomos, como la mayoría de las razas que predominan en la colombicultura, sin ser primitiva, los más viejos del lugar, consultados, la han conocido con las mismas características, y dicen, que fue el resultado de diferentes cruces entre varias razas, entre las que podemos destacar el Gorguero, el Colillano, el Rafeño, el Murciano y alguna más, sin atreverse nadie a asegurar, cual de ellas aportó más, aunque parece ser que podría haber sido el Murciano.

 

Palomo originario de las Islas Baleares, principalmente de la isla de Mallorca, probablemente mediante cruzamientos entre diversas razas de palomos buchones, destacando de entre ellas el antiguo laudino valenciano y el rafeño.

 

Tiene su origen genético en el resultado de cruzar primero el desaparecido Buchón Gorguero con el antiguo Buchón Marchenero, por entonces denominado Colitejo y después cruzado con el Quebrado Murciano. De esta hibridación, nace un fenomenal palomo de difícil equilibrio entre características heredadas muy dispares, compensando formas o extrayendo las deseadas de cada raza para lograr este extraño y espectacular equilibrio que tiene básicamente en vuelo ese pequeño y maravilloso monstruo de la estética. Consolidado ese gran compendio en grado, formas y proporciones, nación en Sevilla, sobre la primera década del siglo XX; el palomo Buchón Colillano.

Páginas

Suscribirse a Palomos de raza