Palomos de raza

 

 

Esta raza se caracteriza por su gran inteligencia y apego a su casa. Esto le dota de una dureza y desconfianza hacia los extraños que evita que el mismo se entregue en palomar ajeno al suyo. Es una raza muy melosa y con grandes dotes de seducción.

 

 

El Laudino Murciano es una de las ramas en las que se dividió el antiguo Buchón Valenciano, cuyo tronco original se encuentra en la Comunidad Valenciana, al irse adaptando los ejemplares llegados desde estas tierras a finales del siglo XIX a los gustos de los criadores murcianos mediante su selección, y sin que mediara ningún tipo de cruce o mezcolanza con otras razas.

 

 

El buchón porcelano pertenece a la familia de los colitejos, de hecho como ya hemos apuntado es con este nombre por el que se conoce a la raza en amplias zonas de Murcia. Es raza muy antigua, cuya presencia  en estas tierras se remonta al menos a doscientos años, según testimonios orales de antiguos palomistas algunos de ellos fallecidos hace más de 50 años siendo octogenarios, que aseguraban haber criado esta raza toda su vida,  al igual que sus padres y abuelos

 

El palomo “Cuco  Lorquino”, es una raza ligera, de mediano tamaño y bien proporcionada, que debe presentar un equilibrio y correlación, entre las longitudes de su cuello, pechuga, cola y alas, de manera que ninguna de estas partes resalte sobre las demás.

Todo en esta paloma debe dar sensación de finura, equilibrio y ligereza, pues se trata de una raza esencialmente de vuelo y trabajo, y desde su nacimiento ha sido pulida para facilitar su agilidad y elegancia en el aire.

 

España, en las regiones centrales de la Península Ibérica (Madrid y Castilla, desplazándose hacia el levante y sur peninsular, Córdoba, Granada y principalmente Jaén). A partir de la primitiva "Paloma de Casta o Ladrona", se seleccionó un tipo de paloma: de carácter muy seductor y con el Buche desarrollado y descolgado. Al mirarla de frente, las plumas del buche recordaban la indumentaria de la época que se llevaba bajo el cuello y por encima de los hombros: la gorguera. Fue descrita ya como Buchona Gorguera por autores españoles como: Rojas Clemente (1800), López Martínez (1882), M. Buch (1930), C. Martínez (1933), R. Buch Brage (1955), Rafael Yuste (1969), José Antonin (1979 y 1991).

 

Esta raza de palomas es originaria de la Región de Murcia, descendiente directo del Antiguo Murciano del cual se ha venido criando en las ciudades de Mula, Caravaca, Cehegin y Murcia, y actualmente con gran afición y auge en Cartagena. Es un palomo de tamaño mediano, sus medidas oscilan entre los 19 y los 23 cm. Medidos desde el comienzo de la quilla o esternón al final de la cola. Su aspecto es el de un palomo corto y ancho de pecho, siendo este, aproximadamente algo menor de la mitad de la longitud. Tiene un arrullo altivo, nunca bajando la cabeza por debajo de la línea de la espalda, se caracteriza por dar unos pequeños saltitos hacia la hembra, pero siempre con un trato meloso y seductor en el cortejo.

 

En la localidad de Morón de la Frontera (Sevilla) existió un palomo en fecha remota e indeterminada que se denominó “palomo de celo”. Era un animal de formas poco definidas o resaltantes, semejante al palomo común, pero altamente temperamental. En todos predominaba una buena parte de pluma blanca, básicamente entre el buche y las remeras; mediano de tamaño y poco buche. A mediados del siglo XX fue cruzado con “Valenciano” antiguo de Valencia, el primitivo Laudino que fue parte o base de tantas razas. Después, casi simultáneamente, se introdujo la sangre del “buchón colillano” es una variedad muy pegada al “Quebrado Murciano”, con mucha figura y por consiguiente, con poco buche. Y, por último, ya por los años 1940-42, sólo por un sector de los aficionados, se cruzó con un indeterminado palomo procedente de la zona de Alicante, que no era ni el clásico “Morrillero” ni el “deportivo”, pero si semejante a ambos, y también a lo que se llevaba realizado para la consecución del actual “Moroncelo”. Ahora, con el tiempo, ya lo portan todos. Después de cuarenta años de selección hacia las formas y comportamientos deseados, la fijación de esta raza es altamente rigurosa.

 

El Buchón Veleño, es esencialmente un palomo de vuelo. Esto es de tal manera cierto, que ningún aficionado antepone la belleza y la perfección de formas con la afición que se pose y que sea duro. Estos aspectos, que en principio parecen reñidos, no lo están existiendo un porcentaje muy elevado de ejemplares que cumplen en gran medida todas las exigencias.

El período de celo del Buchón Veleño, se desarrolla entre los meses de octubre a abril existiendo dos modalidades de desarrollar la afición. La suelta de machos y la de hembras.

 

Son animales vivos, nerviosos y con temperamento, con un vuelo largo incluso alto en ocasiones. En vuelo sin pieza o a la busca de ésta, se alisan con una rapidez de desplazamiento considerable; en cuanto consiguen alcanzar la pieza parecen otros animales: vuelo lento, marcadas, viajes, planeos, trasteos, con un buche más o menos grande. Para ser unos animales agresivos con sus compañeros o competidores, son un amasijo de cariño con la pieza a cazar. Su trabajo es lo primero, llevándoles, si es preciso, varios días en tener éxito.

 

 

Palomo buchón, de buche amplio de superficie, redondeado, livianamente colgante y algo sujeto de movimientos: cabeza ancha y corta, dando el aspecto de cuadrada; pico el máximo de corto y grueso; carúnculas nasales altas, anchas y proyectadas hacia delante. Miembro por miembro, no tiene nada largo en su cuerpo. Su fisonomía; es un cúmulo de proporciones armónicas anchas y cortas, suaves y redondeadas. Es ancho de pecho y hasta ligeramente ancho en su mitad trasera, a la altura de la albardilla; de esternón rechoncho o achaparrado aunque agradable. Cuando ha de bajar la cabeza, se le agacha ligeramente la cola y su semblante es atractivo, acaso de aspecto risueño.

Páginas

Suscribirse a Palomos de raza